Sanación con Arquetipos

odas las personas tenemos un contrato divino que es, básicamente las experiencias y relaciones que hemos decidido experimentar en la vida que contribuyan con nuestro crecimiento espiritual.

De igual manera, a lo largo de toda nuestras vidas pasada, hemos trabajado con energías arquetipicas para cumplir con nuestros objetivos.

Al conocerlas tienen la oportunidad de conocer tu potencial divino y saber si estás ocupando ese arquetipo desde el aspecto luminoso o sombrío, de conocer tus fortalezas y tus debilidades.

Te invito a una terapia para conocer tus principales arquetipos en muchos aspectos de tu vida; tu ego, la forma en que te ves tus y la relación con tu entorno y así potencializar tus dones divinos.

La terapia tiene una duración aproximada de dos horas, en la cual canalizaré cada 12 arquetipos ( más 4 que todo ser humano tiene), tiene un costo de $400.00 y puede ser por skype o personal. Sonia Jiménez. 5554335136. Al Sur de la Cdmx. Heroes de Padierna/ Six flags.

La terapia incluye identificar 12 arquetipos en tu vida y en qué aspectos de tu vida están siendo utilizados y canalización de seres de Luz para sanar los aspectos en que están siendo utilizados de forma negativa.

Solemos percibir nuestro ser y nuestro universo como algo bueno o malo, interno o externo, mío o tuyo, simbólico o literal, alegre o triste. Nuestras virtudes y nuestros temores dividen nuestro espíritu en polaridades —en una dualidad, hablando en términos budistas—, que es la razón por la cual la fe y la duda libran una eterna batalla en nuestra psique.

La herencia arquetípica es prehistórica, primaria. Proviene de nuestros orígenes energéticos en lo Divino, que también es la fuente de nuestro Contrato Sagrado: el plan guiado de la vida.

La herencia arquetípica es prehistórica, primaria. Proviene de nuestros orígenes energéticos en lo Divino, que también es la fuente de nuestro Contrato Sagrado: el plan guiado de la vida. Creamos nuestro contrato en colaboración con la guía divina, y éste incluye muchos acuerdos individuales, o subcontratos, que debemos cumplir con ciertas personas, en lugares y momentos determinados. Por esa razón, a lo largo del libro utilizaré el plural «contratos» de manera intercambiable con «acuerdos».

Ambos términos representan los primeros compromisos, las tareas que te han sido asignadas y las lecciones que te has comprometido a aprender en esta encarnación con el fin de realizar tu potencial divino.

Para realizar tu potencial divino e, incluso, para solucionar los múltiples problemas de la vida diaria —como las luchas de poder en el trabajo o la superación de heridas del pasado— debes situarte en un plano de conciencia más elevado. Debes ir más allá de la razón hasta llegar al lugar donde «veas» y «entiendas» el significado simbólico o más importante de las experiencias.Tus arquetipos serán tus guías en ese reino de perspectiva simbólica.

Adquirir la capacidad de ver de forma simbólica y actuar dejándose guiar por la intuición, requiere práctica.

Un Contrato Sagrado es un proceso de aprendizaje y, por tanto, no puede .
romperse. Al aceptarlo, te comprometes a desarrollar tu conciencia interior y tu comprensión de cómo trabajar con fuerzas superiores a tu voluntad personal. Nuestro crecimiento personal y espiritual beneficia a los que nos rodean. Aprendemos, entre otras cosas, que estamos aquí para ayudarnos los unos a los otros. Como un contrato es una oportunidad de fortalecer tu espíritu, estás sujeto a leyes supremas para experimentar ese proceso.

En esta sanación, relacionarás doce aspectos de tu vida: (casas): El ego (la personalidad),los valores vitales, la expresión del yo, el hogar, la creatividad, el matrimonio y las relaciones, los recursos de otras personas, la espiritualidad, el máximo potencial, la relación con el mundo.

Los Arquetipos son:

Abogado (a), Adicto (a), Alquimista, Amante, Ángel, Artista, Atleta, Buscador,
Bufón, Caballero, Camaleón, Compañera, Cuentacuentos, Damisela, Destructor, Detective, Dios, Diosa, Diletante, Don Juan, Embaucadora, Ermitaño, Escriba, Especialista en Redes, Esclava, Estudiante, Exorcista, Guía
Guerrero, Héroe/Heroína, Hedonista, Ingeniero, Jugador, Jueza, Ladrón, Libertadora, Madre, Maltratador, Mártir, Mesías, Mediadora, Mentor, Midas/Avaro, Mística, Monje/Monja, Mujer Fatal, Murmuradora, Niño Divino, Niño Eterno, Niño Herido, Niño Huérfano, Niña Mágica, Niña Natural, Padre, Pionera, Poeta, Pordiosera, Profesora, Prostituta, Príncipe, Rebelde, Reina, Rescatadora, Rey, Saboteadora, Sacerdote, Samaritana, Sanador, Sirvienta, Vampira, Víctima, Vengador, Virgen y Visionaria