Diosas Griegas

Tetis

27 de febrero: Vulnerabilidad

Tetis, o Thetis a quien se conocía como la Hija de Pies de Plata de la Anciana del Mar, es una diosa griega que posee el don de la transformación. Es una de las Nereidas criadas por Hera, lo cual sugiere que es una diosa ancestral y poderosa. Algunas fuentes creen que Tetis era una de las primeras deidades a las que se veneró en épocas anteriores a la Grecia clásico. Naturalmente, en el mito griego Zeus la deseaba, pero un oráculo había profetizado que, si Tetis daba a luz a un hijo, este sería más poderoso que los dioses, lo cual es también indicio del gran poder de la diosa.
Debido a la profecía, Tetis estaba condenada a casarse con un mortal, y fue en su boda con Peleo donde Eris, diosa de la discordia, arrojó su manzana dorada de la discordia entre los invitados. La manzana estaba marcada con las palabras <>, palabras que, según cuentan algunas versiones del relato, provocaron una discusión entre Afrodita, Atenea y Hera.
El mortal Paris fue elegido para decidir cuál de las tres era la más bella, y escogió a Afrodita porque esta le había prometido a cambio entregarle de Helena de Troya, que estaba ya casada. En el mito, la Guerra de Troya estuvo provocada por este incidente.
Posteriormente, Tetis dio a luz al héroe Aquiles y lo suergió en el rio Styx para hacerlo invencible. Desgraciadamente, cuando lo hizo, su mano cubría el talón de Aquiles, que nunca dejó de ser vulnerable y, finalmente, sería su perdición.

En la mitología griega, Tetis, la hija de Nereo y Doris, fue educada por Hera, que siempre la ayudó

Tetis es la más famosa de las nereidas. Ella recogió a Hefesto, el dios del fuego, cuando fue arrojado al mar por Zeus, también cuidó de los argonautas cuando fueron en periplo a la búsqueda del vellocino de oro.

Intentaron amarla Zeus, el dios supremo, y también Poseidón, dios del mar, quienes desistieron de obtener su amor al enterarse por un oráculo que daría a luz un hijo que sería más poderoso que su padre. Por este motivo se decidió que se casara con un mortal. Los dioses enviaron a Iris, que es, junto con Hermes, mensajera de los dioses, para encontrar un mortal que quisiese unirse a Tetis. Iris se encaminó a entrevistarse con el centauro Quirón, uno de los más famosos sabios de la Antigüedad. Entre los discípulos de este sabio destacaba por su hermosura, inteligencia y valentía el joven Peleo, el cual era gobernador de los Mirmidones y a quien, por otro lado, tenía Quirón en gran estima. La nereida Tetis se siente humillada por la imposición que le hacen los dioses, por ello rechaza a Peleo. Ante ello el joven, siempre por consejo de Quirón, prepara un rapto y para llevar a cabo sus propósitos espera a Tetis en una cueva que ella frecuentaba logrando consumar sus propósitos.

El matrimonio se celebró bajo la presidencia de los dioses del Olimpo. Todos los dioses esperaban la boda, con excepción de Eris, diosa de la discordia y la contienda quien, furiosa por ser excluida, arrojó en la reunión una manzana de oro que decía «Para la más hermosa». Todas las diosas presentes se disputaron ser las destinatarias de la manzana, especialmente Hera, la esposa de Zeus, Atenea, su hija, y Afrodita, diosa de la belleza y el amor. Encomiendan a Zeus que resuelva la disputa, pero éste, que prefería no ganarse la enemistad de ninguna al verse obligado a elegir a una de ellas, delega la elección en Paris. La adjudicación de la manzana a Afrodita, diosa del amor, por parte del príncipe troyano Paris condujo a la guerra de Troya.

Tetis y Peleo tuvieron varios hijos, pero Tetis, apenas nacían, los asfixiaba para que no heredaran rasgos mortales de su padre. Peleo empezó a sospechar y descubrió, al nacer su séptimo hijo, que Tetis los sometía a un ritual que acababa con su vida; por ello arrebató a Aquiles, ese era el nombre del séptimo de los hijos, de los brazos de Tetis antes que le produjese daño; ella encolerizada abandonó a su esposo y regresó junto a las nereidas en el fondo de los mares. Sin embargo, siempre protegió a su hijo; cuando éste tuvo que acudir a la guerra de Troya hizo que el dios Hefesto, le construyese una armadura.

El proyecto del blog, está inspirado en el libro “Una diosa cada día” del libro de Julie Loar, en la cual describe las cualidades divinas de las Diosas.

Tomando algunas citas textuales del libro y de otras fuentes en Internet, describo cada una de las Diosas con las que estoy meditando cada día, así como el audio de la meditación guiada.

Ellas me guían en meditaciones que para mí son la traducción de “la vibración” que llega al invocar su presencia. Si quieres tener acceso al audio completo de ésta meditación, da click al siguiente video:

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s