Diosas Griegas

Ananké

 

 

Ananké
7 de febrero: Necesidad

Ananké es la diosa griega de la necesidad, y se dice que se creó a sí misma y emergió del Caos con forma serpentina. Su consorte es Chronos, dios del tiempo. Juntos se enroscaron alrededor del huevo cósmico y constriñeron sus espirales hasta que el huevo se rospió, dividiéndo en cielo, tierra y océano. Se cree que su abrazo en espirila dirige los ciclos rotativos de los cielos y el movimiento del tiempo en sí. El ancentral mito del huevo cósmico se anticipa a la ciencia moderna al decir que el universo estuvo en un tiempo contenido en un espacio muy pequeño, un singularidad. Ananké representaba lo que los físicos modernos consideran una respuesta ineludible a lo que han llamado  el “big crunch” (gran colapso, o gran implosión) del universo previo, antes del “big bang” (gran explosión) que dio origen  este.

A Ananké se le veneraba con el culto del misterio órfico, y se la concebía como representación de la necesidad, o de un curso de acción que era imposible alterar. El dramaturgo griego Eurípides, famoso por sus tragedias, consideraba a Anankéla más poderasa de las deidades, pues gobernaba esas circunstancias en las que realmente no tenemos elección. Era la madre de las Moiras, las diosas que determinaban el destino de los humanos. En la actualidad Ananké es también la decimotercera luna de Júpiter.

 

En la mitología griega, Ananké​ o Anankaia,​ a veces Ananque (en griego antiguo Ἀνάγκη Ananke o Ἀνάγκαιη Anankaie) era la madre de las Moiras​ y la personificación de la inevitabilidad, la necesidad, la compulsión y la ineludibilidad. En la mitología romana era llamada Necessitas (‘necesidad’).

Surgió de la nada al principio de los tiempos formada por sí misma como un ser incorpóreo y serpentino cuyos brazos extendidos abarcaban todo el universo. Desde su aparición Ananké estuvo entrelazada con su compañero, la personificación del tiempo Crono. Juntos rodearon el huevo primigenio de materia sólida en su enlace constrictivo y lo dividieron en sus partes constituyentes (tierra, cielo y mar), provocando así la creación del universo ordenado.

Ananké y Crono permanecieron eternamente entrelazados como las fuerzas del destino y el tiempo que rodean el universo, guiando la rotación de los cielos y el interminable paso del tiempo. Ambos estaban muy lejos del alcance de los dioses más jóvenes, cuyos destinos se decía que controlaban.

Ananké era raramente adorada hasta la creación de la religión mistérica órfica. En la tradición órfica se decía que era hija de Hydros (el Océano primigenio) y Thesis (la primigenia Tethys) y madre con Crono de Caos, Éter, Érebo y Fanes, también podría ser madre de las Moiras sin padre.

El proyecto del blog, está inspirado en el libro “Una diosa cada día” del libro de Julie Loar, en la cual describe las cualidades divinas de las Diosas.

Tomando algunas citas textuales del libro y de otras fuentes en Internet, describo cada una de las Diosas con las que estoy meditando cada día, así como el audio de la meditación guiada.

Ellas me guían en meditaciones que para mí son la traducción de “la vibración” que llega al invocar su presencia. Si quieres tener acceso al audio completo de ésta meditación, da click al siguiente link:

Sanación guiada con Diosa Anaké

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s